17.9.13

Roja la tierra

Haciendo limpieza he encontrado mi viejo libro de poemas. Un libro que he ido escribiendo desde los 16 hasta los 23 años, más o menos y que reúne unos 100 poemas de amor y desamor propios. Sí, señoras y señores, la menda lerenda tiene ya un libro recopilatorio de los artesanales y con mucho salero. Me he divertido leyendo los pomposos y esponjosos versos, sobretodo los de amor despechado. ¡Son auténticas expresiones de ego herido! Un encanto. La verdad, en aquella época no me preocupaba mucho la calidad de lo que escribía. Lo hacía sin más, impulsada por la necesidad. La acuciante necesidad de expresar lo que sentía dentro, ya fuera bueno o malo. Yo sabía que tenía que sacarlo al aire, ventilarlo. Porque dentro del pecho dolía demasiado... En fin, una maravilla. Os dejo con uno que me ha hecho mucha gracia porque en cierta manera me representa todavía. Y porque los dibujos son geniales. Ya veréis. Un abrazo.

Roja la tierra
NOC (1996)

Volando bajo rozaba el suelo
y con mis dedos
surcos en la tierra iba haciendo.
La sangre de mi cuerpo
regaba las semillas
que lanzaba altiva
desde el ancho cielo.

Crecieron plantas
de fuego
llenando la tierra
de una encarnada selva
de sentimientos.

Roja la tierra de sangre.
Roja de alma que desespera.
Roja la hiedra que envenena
al causante de mi pena.
Roja de odio;
pena que mata,
rubí brillante,
líquido de fuego
del alma sangrante.
Y levanto el vuelo
hacia el infinito negro,
vacía de sangre,
de sentimiento.

Me pierdo en la noche
de frío y de miedo,
con las venas secas
por el sufrimiento.

Mientras en la tierra,
mi rabia crece fulminante
y lo arrasa todo
devorando el tiempo
y volviendo loco
al causante incauto
de mi rojo infierno.


No hay comentarios: