14.6.14

Desafío

Tan azul que hiere lo secreto de mi piel.
Tan profundo que me arroja a lo oscuro.
Tan cerca que siento su aliento en mí.
Tan dentro como un insecto.

Así viene su recuerdo
a poblar mi mente de mentiras.
Viene venenoso y homicida
a clavarme sus espinas.

Pero no lo quiero.
No quiero su peso incierto,
ni su cuchillo en mi cuello,
ni su hedor a romance,
ni mi miedo.

No lo quiero.
Exorcizaré el azul y lo oscuro.
Para sacar al gusano
de mi corazón herido.

Quemaré todas mis naves
frente a la costa de la desolación.

Mi cuerpo
no es lugar para tanto hielo,
no hay espacio para lápidas
ni arsénico.
Digo adiós a sus aguijones
y a sus besos muertos.

Cierro con mil llaves y candados
los secretos de su sexo despiadado
y seductor.

Porque yo soy la dueña de mis barcos:
capitana de mi alma
y mi dolor.


No hay comentarios: